Un año sabático: emocionante y agotador

By Abby Anfinson on December 12, 2013

Mi plan era ir directo a la universidad después de graduarme. Durante los últimos meses del último año de secundaria cambie de plan y me apegue a la idea de un año sabático.  Me comencé a enamorar de las ciudades grandes, y pensé mucho en Nueva York. Durante el verano, mis planes para tomar un año sabático tomaron forma y en agosto me mude a la ciudad de Nueva York a trabajar en un año de servicio con Americorps (City Year).

Fue un paso muy grande.  Nunca había sentido tanta emoción, incertidumbre, locura y potencial en mi vida.  ¡Ha sido grandioso!  Tuve que encontrar compañeros de cuarto, un apartamento barato en la ciudad más cara de America, y conocer personas nuevas.  

La tarea de servicio que estoy haciendo no es fácil. Doy clases y tutorías en una escuela secundaria en el South Bronx, generalmente 11 a 12 horas al día, mas el tiempo de transporte. No he visto televisión desde el verano y llego a casa agotada.  

Los estudiantes de la escuela secundaria con los que trabajo vienen de situaciones duras. Y vivo en el Este de Harlem, donde la violencia y el crimen es alto.  Hay oficiales de policía en cada esquina la mayor parte del día.  El sueldo que recibo es debajo del nivel de pobreza, vivo con un presupuesto muy ajustado y hago mi propia comida.

A pesar de los desafíos, estoy haciendo lo mejor para mi. Yo quería la experiencia de un año con nuevos desafios. Quería estar expuesta a una nueva cultura y tipo de vida.  Quería crecer y experimentar el mundo real. Mi plan es ser maestra, y supe que un año sabático enfocado en la enseñanza y la educación marcaría el camino y me proveería la experiencia necesaria.

Este año me ha permitido tomarme un tiempo y dejar de pensar en mi misma. Pongo toda mi energía y casi todo mi tiempo en los estudiantes quienes verdaderamente necesitan mi apoyo y atención. Al final del día, termino con un sentido de satisfacción.

Casi no tengo remordimientos de haber escogido City Year en lugar de la universidad.  He hecho amistades y he aprendido a vivir sola. Mi único remordimiento es el no haber puesto más esfuerzo en encontrar la mejor situación de vivienda.  Encontré un apartamento de un dormitorio con dos compañeros de City Year. Desearía haber buscado más y encontrar un mejor apartamento en un área mas segura. Tampoco consideré lo agotador que sería City Year, tanto mental como físicamente. La mayoría de las noches estoy lista para ir a dormir a las 9 o 10 de la noche.

Nuevamente, estoy muy feliz de pasar un año con City Year. Es una organización maravillosa, y ellos me están ayudando a construir uncamino hacia el éxito.




About the Author

Abby Anfinson

Abby Anfinson

City Year program, New York, N.Y.
Hometown: Minneapolis, Minneapolis

Copyright © Agility Inc. 2014
    
 

Forgot Password

Haven't started your path?
Click here to get started